Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

BELÉN, UN DÍA EN PALESTINA

Nuestra ruta de 10 días por Israel nos llevó a Palestina de la mano de Belén. Situada a escasos 10 kms de Jerusalén, ambas ciudades están separadas por el llamado “Muro de la vergüenza”.

Según la Biblia y la tradición cristiana aquí fue donde nació Jesús. Así que nuestros pasos nos condujeron hasta el mismo lugar de su nacimiento. Nuestros pasos fueron directos a Belén.

Muro de la vergüenza que separa Israel y Palestina

CÓMO LLEGAR A BELÉN 

 

Existe la posibilidad de llegar a Belén tanto en coche de alquiler como en transporte público, pero nosotros elegimos la segunda opción. Dos días antes habíamos entregado nuestro coche en una agencia del centro de Jerusalén. Y es que no teníamos pensado seguir utilizándolo más. Nos habían comentado que no era muy seguro cruzar a Palestina desde Jerusalén en un coche con matrícula israelí. Así que para evitar problemas hicimos la visita a Belén en autobús local.

Todos los autobuses que tienen como destino Belén (aunque lo verás escrito como Bethlehem) salen de la estación de Suleiman, situada justo en frente de la Puerta de Damasco. No es una estación al uso realmente. Sino que más bien son varias dársenas al aire libre desde donde salen autobuses que van a diferentes zonas de la ciudad.

El autobús donde debes subirte es el número 21. El billete lo vende directamente el conductor y tiene un precio de 14 shequels i/v  (3 € – marzo 2018). El trayecto de ida hace numerosas paradas y tras 50 minutos te deja en el centro de la ciudad de Belén. En ningún momento el autobús se detiene en el checkpoint, ni tampoco hay control de pasaportes. Es en el camino de regreso donde realiza una breve parada en la frontera. Un militar sube al autobús y te pide el pasaporte. Comprueba que eres extranjero y te lo  devuelve sin más. En cambio a los locales les exigen que abandonen el vehículo para comprobar bien sus datos e inspeccionar su equipaje.

Así que ya sabes no olvides llevar contigo tu pasaporte para cruzar a Palestina. Te lo van a pedir!!!!

Graffitis en el Muro de la Vergüenza

QUÉ VER EN BELÉN

 

IGLESIA DE LA NATIVIDAD

 

Cualquier visita a Belén debería comenzar por la Basílica de la Natividad. El lugar exacto donde nació Jesús, según la tradición cristiana, se encuentra en el interior de este templo. Un templo que para nada es ostentoso, sino más bien todo lo contrario. Sencillez es la palabra que mejor podría definirlo.

Cartel indicativo de la Basílica de la Natividad
Fachada de la Basílica de la Natividad

Cuando entres en la Basílica de la Natividad no será difícil saber dónde está la estrella de 14 puntas que señala la localización del Portal de Belén. La estrella está tapada por un cristal que protege la roca original. Para poder verla tendrás que introducirte en una especie de cueva llamada la Gruta de la Natividad. Y para entrar deberás agacharte. Este es uno de los lugares más visitados de la ciudad.

Lugar exacto del nacimiento de Jesús

A día de hoy la Basílica está gestionada a partes iguales por católicos, ortodoxos y apostólicos armenios quienes están organizados perfectamente para celebrar sus misas.

 

GRUTA DE LA LECHE

 

Al salir de la Basílica de la Natividad nos dirigimos al siguiente lugar “santo” que queríamos visitar en Belén. Llegamos a la Gruta de la Leche, llamada así porque según las sagradas escrituras en ella se escondieron María, José y el Niño Jesús para evitar que los mataran el día de los Santos Inocentes. El nombre tan curioso tiene su origen en una leyenda que dice que una gota de leche de María cayó al suelo y cambió el color de la roca volviéndola blanca.

Capilla de la Gruta de la Leche

A finales del siglo IV en la mencionada gruta se construyó una pequeña capilla en honor a la Sagrada Familia pero la iglesia que hay actualmente es del año 1872.

 

LA MEZQUITA DE OMAR

 

Pero si hubo un lugar que realmente me llamó la atención de Belén fue la Mezquita de Omar. Localizada en la Plaza del Pesebre (Manger Square) junto a la Iglesia de la Natividad es todo un ejemplo de respeto mutuo entre la religión cristiana y el Islam.

Y es que la historia nos cuenta que el califa Omar Ibn Al- Khattab cuando llegó a la ciudad de Belén se paró a rezar delante de la Iglesia de la Natividad por ser el lugar de nacimiento de Jesús de Nazaret, considerado un profeta en el Islam!! Este acto de Omar podría haber llevado a convertir la iglesia en un templo destinado al culto musulmán. Pero nada más lejos de la realidad. Lo que sucedió fue que en lugar de imponer su fe a los cristianos, Omar los respetó, motivo por el cual la Iglesia de la Natividad ha sobrevivido casi 2000 años.

Mezquita de Omar

La mezquita de Omar se construyó por tanto en honor a este califa y es el único lugar de culto musulmán del casco histórico de la ciudad de Belén.

 

MANGER SQUARE (PLAZA DEL PESEBRE)

 

Belén es una ciudad árabe. Es caótica, bulliciosa. Nada que ver con la idea preconcebida que podamos tener de ciudad pequeña y tranquila. De hecho cuando llegues a Manger Square te dará  la sensación de estar en Turquía o Marruecos.

Manger Square es la plaza más importante de Belén y todas las calles adyacentes a la misma están repletas de tiendas de especias, artesanía, restaurantes, etc. Son los típicos zocos árabes que a mi tanto me gustan. Además en esta céntrica plaza se encuentra la Oficina de Turismo donde puedes aprovechar para hacerte con algún plano o pedir información!!

Vendedor de té en Manger Square

Desde Jerusalén es muy sencillo llegar a Belén para pasar un día en Palestina. No olvides incluir esta ciudad en tu ruta por Israel!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *