El Tesoro de Petra
JORDANIA / ORIENTE MEDIO / Petra

GUÍA PARA ORGANIZAR TU VISITA A PETRA

¿Sabes quién fue Johann Ludwig Burckhardt? Este explorador suizo dio a conocer Petra al mundo europeo en el año 1812. Gran conocedor de la cultura árabe y gran apasionado de las exploraciones y los viajes llegó incluso a convertirse al Islam para ganarse la confianza de las tribus beduinas.

En su empeño por descubrir la ciudad perdida de los nabateos, Burckhardt viajó en una caravana por el territorio de la actual Jordania disfrazado de árabe y bajo una falsa identidad. Haciéndose pasar por un jeque llamado Ibrahim ibn Abdallah, supuestamente miembro de una asociación científica, consiguió llegar hasta el Tesoro de Petra y contemplarlo tal y como había soñado tantas veces.

De ese momento se conservan notas que él mismo escribió tras haber descubierto esta maravilla. Si hoy día la visita a Petra es un momento emocionante y único, no quiero ni imaginar cómo tuvo que ser para el propio Burckhardt tener ante sus ojos lo que siempre soñó.

Valle donde está situada la ciudad perdida de Petra

CÓMO LLEGAR

 

VÍA JORDANIA

 

Si tu objetivo es visitar Petra y ya te encuentras de viaje por Jordania te resultará muy sencillo llegar hasta la ciudad perdida. Ya sea en coche de alquiler o en taxi concertado las ruinas de Petra están muy bien comunicadas con el resto del país.

 

VÍA ISRAEL

 

Nuestro caso fue diferente. Nosotros llegamos a Jordania procedentes de Israel. Tras nuestra ruta de 10 días decidimos cruzar al país vecino para poder visitar Petra. Después de un  viaje en autobús de 4 horas llegamos a Eilat procedentes de Masada. En esta ciudad costera del sur de Israel es posible cruzar al país jordano por el llamado paso fronterizo de Yitzhak Rabin. Esta frontera separa Eilat de Aqaba, en Jordania.

El paso fronterizo Wadi Araba (nombre que recibe en el lado jordano) es el lugar más próximo a la ciudad perdida de Petra y al desierto de Wadi Rum. Por eso la elegimos.

No voy a negar que teníamos nuestras dudas y recelos ya que siempre había oído que era un poco complicado cruzar esta frontera. Pero nada más lejos de la realidad. Fue sencillo, rápido y sin problemas.  Antes de abandonar Israel tuvimos que hacer el pago obligatorio de 100 shequels (23,8 € marzo 2018). Tras abonar esta cantidad nos sellaron nuestro pasaporte, no sin antes responder a varias preguntas de la policía aduanera israelí. Ya estábamos en Jordania. Desde Aqaba llegamos a Petra en taxi (en la salida de la frontera hay muchos taxis disponibles) por 53 dinares jordanos (65 € – marzo 2018). No fue barato precisamente pero preferimos comodidad y rapidez en ese momento.

Nota: si cruzas la frontera de Eilat a Aqaba y pretendes pasar más de dos noches en suelo jordano  el visado es gratis en este caso!!!!!

 

QUÉ VER

 

Petra fue un punto clave de la ruta comercial que comunicaba Mesopotamia con Egipto. Gracias a este glorioso pasado la ciudad vivió momentos de gran prosperidad y riqueza. Y es por eso que todos sus monumentos conservan aún ese «poderío» y grandeza que tanto caracteriza a la ciudad rosada.

Petra impresiona, no lo vamos a negar. Es fascinante, increíble e inabarcable. Para mi es uno de los lugares más bonitos que he visto jamás. De hecho, tras recorrer el Siq y llegar al Tesoro me emocioné tanto que no podía dejar de llorar. Sueño cumplido, ya sabes!!

Indicaciones para llegar a Petra

BAB AL SIQ

 

Tu visita a Petra comenzará en el Centro de Visitantes. Es aquí donde se adquiere la entrada, se contratan guías y se ofrece información. Tras salir del Centro de Visitantes tus pasos te llevarán rápidamente a un camino polvoriento. Estás a punto de entrar en Petra, la ciudad perdida. Créetelo.

Este sendero conduce directamente al Siq pero durante el camino ya empezarás a ver varios restos arqueológicos. Como por ejemplo, los famosos bloques Djinn, monumentos funerarios destinados a las clases medias. O la Tumba del Obelisco, tallada por los nabateos en el siglo I d.C. Llamada de esta manera por los cuatro obeliscos que decoran la fachada. Debajo de la Tumba del Obelisco se encuentra el Triclinium, usado a modo de altar para celebrar banquetes en honor a los difuntos.

Uno de los tres Djinn del Bab Al Siq
Tumba del Obelisco y Triclinium

SIQ

 

Continuamos avanzando por el sendero marcado y nos adentramos poco a poco en una garganta rocosa formada gracias a la erosión natural. Los nervios empezarán a salir a flote y es que ya aquí es donde comienza realmente la aventura.

Recorriendo el Siq

El Siq es lo que normalmente se conoce como la entrada principal a Petra. Tiene una longitud de aproximadamente 1 km y te aseguro que recorrerlo se te hará eterno. Es imposible no sentirse emocionad@, pues al final del camino la recompensa es enorme.

El Siq

AL-KHAZNEH (EL TESORO)

 

La imagen por excelencia de Petra es la del Tesoro. El Siq te conducirá directamente a la fachada más impresionante de toda la ciudad perdida. Estamos en el Tesoro.

El Tesoro aparece tras dejar el Siq

Con 40 metros de alto Al-Khazneh fue excavado en la roca en el siglo I a.C. Decorado con capiteles, frisos y figuras corintias se construyó en un principio para albergar la tumba de un importante rey nabateo aunque posteriormente se usó como templo. El interior es totalmente diáfano y no está permitida la entrada.

Es impresionante, espectacular….no hay palabras para poder definir la grandeza del Tesoro de Petra. Cualquier adjetivo o descripción se quedaría corta. Fascinante.

Fachada de Al-Khaznez

AVENIDA DE LAS FACHADAS

 

Seguimos recorriendo Petra. A continuación del Tesoro encontramos una hilera de tumbas nabateas, excavadas también en el roca. La erosión ha hecho de las suyas pero se pueden apreciar aún las cavidades interiores y algún que otro detalle decorativo.

Tumbas nabateas en la Avenida de las Fachadas

EL TEATRO

 

Muy cerca de las tumbas nabateas tenemos el Teatro de Petra. Como toda la ciudad, el teatro está totalmente excavado en la roca. Consta de 7 escaleras que llevan directamente al auditorio y tiene una capacidad para unos 4000 espectadores. Tras la caída de Petra en manos romanas el teatro se amplió para que pudiera albergar más localidades. Es realmente impresionante el detalle de la roca.

Teatro de Petra, totalmente excavado en la roca

TUMBAS REALES

 

Volvemos al sendero principal que recorre Petra. Tras salir del Teatro pronto llegarás a las conocidas como Tumbas reales. Se trata de cuatro tumbas destinadas a antiguos mandatarios nabateos. El conjunto funerario es impresionante y para admirar su grandeza lo mejor es alejarse y contemplarlo desde la distancia.

Un militar jordano observa Petra desde las Tumbas reales
Tumbas Reales

La Tumba de la Urna es la más grande del conjunto de tumbas reales. Se cree que fue construida en el año 70 d.C. La parte superior de la fachada comprende tres nichos que se corresponden con tres cámaras de enterramiento. Aunque su uso original fue funerario pasó a ser una iglesia bizantina en el año 446 d. C.

Tumba de la Urna

La Tumba de la Seda es interesante también. Su nombre proviene de la semejanza de la roca a la seda. La fachada presenta betas de diferentes tonalidades que dan sensación de movimiento al igual que este tejido.

Detalle de la Tumba de la Seda

Otra tumba real es la Tumba Corintia. Su fachada recuerda inevitablemente al Tesoro pero está muchísimo más erosionada debido al viento y la arena.

Tumba Corintia

El recorrido por las tumbas reales finaliza en la Tumba del Palacio, uno de los mayores monumentos de Petra. Data del siglo II d.C y su fachada está formada por tres pisos. Se cree que el edificio se usó como salón de banquetes o para ceremonias funerarias.

Tumba del Palacio

LA CALLE COLUMNADA

 

La Calle Columnada es una de las calles principales de la antigua Petra. Era una importante arteria comercial que conducía directamente al centro de la ciudad. La reconocerás rápidamente gracias a sus columnas laterales y su suelo de mármol. La Calle Columnada es una creación original de los nabateos pero posteriormente los romanos la restauraron de acuerdo a sus necesidades.

Calle Columnada
Detalle columnas

QASR AL-BINT 

 

Al final de la Calle Columnada tenemos el templo más importante de la ciudad, Qasr Al-Bint. El edificio está muy mal conservado, de hecho está prácticamente en ruinas pero aún así podemos apreciar lo que llegó a ser en su día. Con sus 23 metros de altura la entrada al templo está precedida por 25 escalones de mármol. Se cree que fue construido durante la primera mitad del siglo I d.C. 

Qasr Al-Bint es uno de los pocos edificios de Petra que no está excavado en la roca.

Templo Qasr Al-Bint
Templo Qasr Al-Bint

AD DEIR (EL MONASTERIO)

 

El Monasterio de Petra se localiza en la parte más alta de la montaña. Tras subir 800 escalones que se abren paso a través de la roca rojiza  llegarás a otro de los edificios más monumentales de Petra. 

El camino hasta Ad Deir es duro. Esa es la verdad. Pero merece tanto la pena que una vez arriba uno se olvida de todo lo que «ha sufrido» para llegar hasta allí. Mucha gente opta por subir a lomos de caballos o burros. Por favor NO LO HAGAS. Es maltrato animal. Es inhumano. A mi se me caía el alma a los pies escuchando cómo se quejaban estos pobres animales….horrible. Debería estar totalmente prohibido. Sube a pie aunque cueste. Ya descansarás en la cima.

Camino que conduce al Monasterio

El Monasterio al igual que el Tesoro está excavado en la piedra, aunque sus dimensiones son mayores. Se construyó en el siglo II d.C con el propósito de ser lugar de reunión de las diferentes órdenes religiosas. Pero con posterioridad se usó como capilla cristiana. De ahí su nombre.

En frente del Monasterio hay una especie de jaima beduina donde, si lo necesitas, puedes reponer fuerzas. Venden bebida, comida y todo tipo de snacks. Nosotros estuvimos descansando un buen rato porque estábamos agotados tras la subida.

El Monasterio, Petra
Monasterio (Ad Deir)

INFORMACIÓN ADICIONAL

 

  • Compra de entradas. En el Centro de Visitantes de Petra se puede comprar la entrada que da acceso al recinto arqueológico de la ciudad de los nabateos. El precio cambia dependiendo del número de días que se visite. Nosotros elegimos el pase para dos días y pudimos ver Petra bastante bien. En la web oficial puedes consultar información más actualizada.

                    1 Día  =  50 dinares jordanos ( 61 € – marzo 2018)

                    2 Días = 55 dinares jordanos ( 67 € – marzo 2018)

                    3 Días = 60  dinares jordanos (72 € – marzo 2018)

  • Horarios. Depende de la estación del año en que nos encontremos.

                     Invierno: de 6 a 16 h

                     Verano:   de 6 a 18 h

                     Horario en Ramadán:  de 7 a 16 h

  • Visita. Intenta madrugar. Petra suele estar muy masificada. Así que es mejor planificar bien los horarios para disfrutar mucho más de la ciudad. Nosotros fuimos en marzo y considero que es una época perfecta ya que no hace mucho calor y se puede recorrer el sitio arqueológico sin aglomeraciones.
  • Por favor, lleva ropa cómoda de algodón y calzado adecuado para caminar. El terreno de Petra es muy desigual. Si a esto añades que para ver muchos de los monumentos hay que subir y casi trepar debes ir bien provist@ de ropa para la ocasión.
  • Imprescindible sombrero y agua. Aunque esto último lo puedes solucionar en las numerosas jaimas que hay distribuidas por todo el interior de Petra. Nosotros estuvimos reponiendo fuerzas en varias de ellas.
  • No fomentes la explotación infantil ni el maltrato animal. Verás numerosos niños pidiendo limosna a cambio de enseñarte un «lugar poco conocido de la ciudad». No hagas caso. Son niños que están siendo víctimas de explotación. Con respecto a los animales el maltrato dentro de Petra es insoportable. No fomentes este maltrato subiendo a lomos de un pobre caballo o burro.
  • Alojamiento. Lo mejor es que te alojes en Wadi Musa. Esta especie de «pueblo improvisado» está justo al lado del sitio arqueológico. Formado por numerosos hoteles, restaurantes, oficinas de turismo etc es el lugar perfecto para descansar antes y después de tu visita a Petra. Wadi Musa es feo, sucio y muy poco acogedor pero es la puerta de entrada a esta gran maravilla. Nuestro hotel en Petra fue el Hotel La Maison. Un alojamiento sencillo, cómodo y con una relación calidad precio bastante buena.
Mirador de la ciudad de Petra
Sueño cumplido en Petra

Con esta Guía para visitar Petra ya sólo te queda disfrutar de una de las 7 maravillas del mundo. ¿Estás preparad@?

Redes:

info@munhecaviajera.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!