Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

GUÍA PARA VISITAR SAN PETERSBURGO

 

San Petersburgo, la ciudad imperial por excelencia, la ciudad de los zares y sus palacios, la ciudad del Hermitage, una joya bañada por las aguas del río Neva.

La segunda ciudad más grande de Rusia fue fundada por el zar Pedro el Grande en el año 1703 y se convirtió en capital del Imperio ruso durante nada más y nada menos que 200 años. Su centro histórico y sus edificios son tan bellos que están declarados Patrimonio de la Humanidad desde el año 1990. Pasear y recorrer las calles de San Petersburgo es un placer no sólo para los sentidos, sino también para el alma.

Con esta guía para visitar San Petersburgo podrás prepara tu viaje a esta maravillosa ciudad.

 

CÓMO LLEGAR

 

Vamos a suponer que llegas a San Petersburgo en avión. Si es este tu caso aterrizarás en el aeropuerto de Pulkovo, situado a unos 23 kms al sur de la ciudad.

Una vez hayas salido de la terminal lo mejor es que te subas al autobús 39, lo encontrarás justo a la salida, no es difícil dar con él. El precio del billete son 40 rublos (0,5 € agosto 2018) y se compra directamente dentro del autobús. No al conductor, sino a una señora que está dentro de él y es la encargada de venderlos.

Este autobús tarda como unos 25 minutos en llegar hasta la estación de Moskovskaya. Esta es  la última parada. Aquí tienes que bajarte para poder subir al metro y llegar hasta la zona donde estés alojad@.

Cada billete de metro cuesta 36 rublos ( 0,45 € – agosto 2018) y existe la posibilidad de comprar una especie de tarjeta monedero que puedes ir recargando a demanda y según tus necesidades.

Si lo que quieres es comprar un billete sencillo lo mejor es ir a la taquilla (ojo porque no hablan inglés) y comprarlo directamente. Al comprarlo te darán un token (una especie de ficha)  que debes introducir en la ranura de los tornos de entrada al metro. Con tu billete comprado ya puedes subirte en el metro y utilizarlo.

La parada de Moskovskaya pertenece a la línea 2 de metro y es de color azul. Desde aquí ya puedes enlazar con la parada de metro más cercana a tu alojamiento.

 

QUÉ VER

 

San Petersburgo es una ciudad tan monumental e increíble que el tiempo que pases en ella no te dejará lugar para el aburrimiento. Tiene museos, palacios, fortalezas, parques inmensos y unas avenidas enormes que por momentos parecen recordar a ciudades como París o Viena. De hecho, San Petersburgo se edificó y construyó con la intención de convertirla en la “ventana de Rusia al mundo occidental” y eso lo vas a notar cuando camines por sus calles.

 

MUSEO HERMITAGE

 

Empezamos nuestro recorrido por esta gran ciudad en el museo del Hermitage. Abierto por primera vez en el año 1852, el Hermitage es una auténtica joya. Contiene en su interior varias colecciones, destacando sobre todo la Colección europea con obras de autores españoles, holandeses, franceses o ingleses entre otros y la Colección italiana, basada fundamentalmente en el Renacimiento florentino y veneciano.

Museo Hermitage

El Hermitage se encuentra en la Plaza del Palacio y llegarás a él si recorres la Avenida Nevsky Prospekt subiendo por la calle Bolshaya. De esta manera podrás pasar debajo del Arco del Triunfo tras el cual se encuentra el museo.

La entrada cuesta 700 rublos (8,8 € – agosto 2018). Lo mejor y como consejo personal es que compres el ticket directamente allí en las máquinas automáticas que encontrarás cuando cruces la puerta de acceso al museo. Están situadas a la izquierda y no suele haber casi nadie usándolas.

Una vez comprada la entrada puedes dirigirte directamente a la puerta principal del Hermitage y entrarás sin problema.

Otra opción es comprar los tickets por internet, pero el precio es superior al intentar pagar con una tarjeta de crédito no emitida en Rusia.

Para llegar al Hermitage puedes usar la línea morada de metro  (línea 5) y bajarte en la estación llamada Admiralteyskaya. Pero sin duda, lo mejor es elegir el autobús 191 ya que te deja en la misma puerta del museo. El precio son 40 rublos (0,45 € – agosto 2018).

En la web oficial del Museo Hermitage puedes mirar horarios y demás cosas de interés.

 

CATEDRAL DE KAZÁN

 

Situada en la arteria principal de la ciudad, en la Avenida Nevsky Prospekt, la catedral de Kazán es uno de las lugares más espectaculares de la ciudad de San Petersburgo.

Construida para conmemorar las victorias militares del ejército ruso en la guerra contra Napoleón, esta iglesia es todo un símbolo. Está dedicada a la Virgen de Kazán y la puedes visitar de forma gratuita  de 7 de la mañana a 6 de la tarde.

Catedral de Kazán

Nosotros entramos en la catedral el mismo día que llegamos a la ciudad y la verdad es que el interior es precioso. El iconostasio me llamó muchísimo la atención.

Justo en frente de la Catedral de Kazán encontramos otro de los edificios más emblemáticos de San Petersburgo, el Edificio Singer.

 

EDIFICIO SINGER

 

Construido con la idea principal de asemejarse a un rascacielos, este edificio de estructura metálica, consta de 6 plantas coronadas por una torre de bronce y cristal. Está situado en la intersección de la Avenida Nevsky Prospekt con el canal Griboyedova, donde se encuentra la preciosa Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.

Edificio Singer

El edificio hace las veces de librería gigante donde puedes encontrar libros de todo tipo y en varios idiomas. Y por si esto no fuera suficiente, si subes a la segunda planta y entras en el café que hay aquí tendrás las mejores vistas de la Catedral de Kazán.

Aprovechando que estábamos tan cerca de la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, nos acercamos al canal Griboyedova para hacer varias fotos y poder visitarla.

IGLESIA DEL SALVADOR SOBRE LA SANGRE DERRAMADA

 

De estilo ortodoxo su nombre oficial es “Iglesia de la Resurrección de Cristo” pero se la conoce popularmente como “Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada”, debido al intento de asesinato del que fue objeto el zar Alejandro II en el año 1881.

Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada

El exterior de la iglesia está decorado con mosaicos que detallan escenas del Nuevo Testamento y del reinado de Alejandro. Y en su interior encontramos también nada más y nada menos que unos 7000 mosaicos.

A mi me encantó. Es preciosa tanto por dentro como por fuera. El detalle con el que está realizada es inexplicable. Además tuvimos la suerte de visitarla casi sin gente y eso fue un valor añadido.

La iglesia está situada al final del canal Griboyedova, en una plaza llamada Konyushennaya. El precio de la entrada es 250 rublos ( 3 € – agosto 2018). Y el horario de visitas es de 10 a 18 h.

Nosotros pudimos entrar sin pagar entrada. De hecho cuando llegamos ya no había nadie en las taquillas de acceso. Desconozco por qué motivo accedimos al interior de esta manera, pero el caso es que estuvimos dentro bastante tiempo y nos encantó.

Pero la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada no es la única iglesia que tiene San Petersburgo. Al final de la Avenida Nevsky Prospekt, muy cerca del Almirantazgo, encontramos la Catedral de San Isaac.

 

CATEDRAL DE SAN ISAAC

 

Para llegar hasta la Catedral de San Isaac puedes recorrer a pie toda la Avenida Nevsky Prospekt o por el contrario puedes subirte en la línea número 3 de metro (línea verde) y bajarte en la estación llamada Admiralteyskaya. A pocos metros de ella encontrarás la catedral.

Construida por Pedro el Grande, en su momento llegó a ser la principal iglesia de la ciudad y la catedral más grande de toda Rusia. 

A día de hoy, su cúpula de 101,50 cms, la sitúa como la cuarta catedral más alta del mundo y domina el paisaje de la ciudad de San Petersburgo. Se puede subir a la cúpula y desde aquí tener las mejores vistas de la ciudad, pero nosotros no subimos.

Si estás interesado en subir a la Kolonnada, que es así como se llama el mirador de la cúpula, el precio es 150 rublos (1,80 € – agosto 2018). 

Catedral de San Isaac

Tras visitar la Catedral de San Isaac cruzamos el río Neva para llegar a la Isla Vasilievsky. Aunque Vasilievsky tiene mucho que ver nosotros nos centramos en el museo Kunstkamera. Nos encantan los museos y este en particular a mi me llamaba mucho la atención. Así que cruzamos desde el Hermitage por el puente Dvortsovy para llegar al otro lado del río.

 

ISLA VASILIEVSKY ( MUSEO KUNSTKAMERA)

 

Soy una apasionada de los museos y San Petersburgo posee varios muy interesantes. Al preparar este viaje a Rusia tuve claro desde el principio que visitaría el Museo Kunstkamera. 

Una vez que cruces el puente que te he mencionado antes verás un edificio verde turquesa enorme. Habrás llegado al museo. También conocido como el Museo de Etnología y Antropología, el Kunstkamera se trata del primer museo que existió en la ciudad. Construido en el año 1714 por Pedro  el Grande es famoso, sobre todo, por su colección de seres extraños, curiosidades, etc.

La verdad es que es un museo bastante raro pero a mi personalmente me ha gustado mucho. Y es que en sus salas se exponen más de doscientas mil rarezas, tanto naturales como humanas que antes pertenecían a la colección personal del mencionado zar.

Pero no sólo el interior es curioso, el exterior es toda una muestra del barroco ruso. Es bastante grande y el edificio en sí se distingue fácilmente desde el otro lado del río.

El precio de la entrada son 300 rublos ( 3,8 € – agosto 2018) y su horario de apertura es de martes a domingo de 11 a 19 h.

Así que ya sabes, si te gustan este tipo de curiosidades no te puedes perder esta visita.

Museo  Kunstkamera

Desde aquí pusimos rumbo a Petrogrado. Nuestro objetivo era recorrer la Fortaleza de San Pedro y San Pablo. Para llegar hasta ella cruzamos el puente Birzhevoy que conduce directamente a un camino que comunica con la Fortaleza.

 

FORTALEZA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

 

Esta gran fortaleza defensiva está situada en la isla de Petrogrado, lugar exacto donde nació la ciudad de San Petersburgo.  Tras hacerse con este antiguo asentamiento sueco, Pedro El Grande decidió convertirlo en una ciudad occidental moderna.

La Fortaleza contiene en su interior una catedral, una antigua prisión y varios museos. Pero nosotros estábamos interesados, principalmente, en la visita a la catedral.

Fortaleza de San Pedro y San Pablo en Lado de Petrogrado

En cuanto entres en la Fortaleza vas a reconocer fácilmente la catedral, ya que su llamativa aguja de 123 metros se aprecia desde cualquier ángulo.

Cuando pagues la entrada (450 rublos : 5,6 € – agosto 2018) podrás entrar en su interior y verás que la mayor parte del espacio está ocupado por tumbas organizadas de diferentes maneras. En su mayoría son los restos de los emperadores y emperatrices de Rusia, desde Pedro el Grande hasta Nicolás II y toda su familia. Tan sólo Pedro II e Iván el Terrible no están enterrados en este lugar.

El horario para visitar la Catedral  es de 10:00 a 19:00 todos los días (domingos a las 11:00).

Tras terminar de ver la Catedral de San Pedro y San Pablo nos dirigimos a un lugar muy especial que descubrí a través de las redes sociales, te hablo de la Mezquita de San Petersburgo. Y es que jamás hubiera pensado que una mezquita tan impresionante pudiera existir en una ciudad así.

 

MEZQUITA DE SAN PETERSBURGO

 

Al salir de la Fortaleza simplemente tienes que cruzar un parque y llegarás a la Mezquita de San Petersburgo. Terminada en el año 1921 se construyó combinando adornos orientales y mosaicos azul turquesa.

Nikolai Vasíliev, arquitecto que la diseñó, se inspiró en el Gur-e Amir, el mausoleo de Tamerlán de Samarcanda. La verdad es que es preciosa de principio a fin. No pudimos entrar porque en esos momentos no estaba abierta, pero tengo entendido que sí que se puede visitar.

Mezquita de San Petersburgo

Pero hasta ahora sólo te he hablado de museos, iglesias y catedrales….verdad? te preguntarás qué pasa con los palacios?  Y es que tienes razón. San Petersburgo es conocida, entre otras cosas, por sus preciosos palacios.

En nuestra visita a la ciudad,  nosotros pudimos visitar en concreto dos de ellos. El Palacio de Catalina en la localidad de Pushkin y el Palacio de Peterhof.

 

PALACIO DE CATALINA

 

En la ciudad de Pushkin, a unos 25 kilómetros de San Petersburgo, se encuentra el Palacio de Catalina. El complejo forma parte de un conjunto de palacios y parques declarados Patrimonio de la Humanidad.

El palacio fue construido en el año 1717 por el arquitecto alemán Johann-Friedrich Braunstein  y el fin del mismo era el disfrute personal de Catalina I de Rusia. Más tarde, en 1752 fue reformado por la emperatriz Isabel que lo convirtió en una total ostentación, puesto que utilizó más de 100 kilos de oro para decorar la fachada.

Palacio de Catalina

CÓMO LLEGAR 

La manera más sencilla y económica de llegar a este palacio es en transporte público. En primer lugar debes usar la línea 2 metro (color azul) y bajarte en la estación llamada Movskovskaya. Una vez aquí, antes de salir al exterior fíjate en las paredes laterales, ya que hay carteles informativos que indican en qué salida se encuentra cada uno de los autobuses que van a diferentes partes de la ciudad desde la plaza de esta estación.

Debes subirte al autobús K-342. El precio del billete es 40 rublos (0,50 € – agosto 2018) y en media hora más o menos te dejará en la puerta del Palacio. Es rápido y económico.

Para regresar de nuevo a San Petersburgo simplemente debes subirte en el autobús 347 (40 rublos también) que te volverá a dejar en la estación de Movskovskaya

PRECIOS Y HORARIOS

La entrada al Palacio cuesta 1000 rublos ( 12 € – agosto 2018) y la de los jardines 150 rublos (1,8 €). Pero debes saber que estos dos tickets se compran por separado. De manera que primero te venden el de los jardines y después el del Palacio.

Normalmente hay largas filas para entrar en el Palacio. Nosotros llegamos a las 12:30 h y estuvimos esperando más o menos una hora. No fue mucho tiempo, pero si quieres evitar esta situación te dejo la web oficial Palacio de Catalina  donde puedes anticiparte y comprar la entrada.

El horario de apertura del Palacio de Catalina es de 12 a 18:45 h.

 

PALACIO DE PETERHOF

 

Peterhof es un conjunto de palacios y jardines localizado en el Golfo de Finlandia, a unos 30 kilómetros al oeste de San Petersburgo. Fue la residencia de los zares hasta el año 1917 y a menudo se le suele llamar el “Versalles ruso”.

 

CÓMO LLEGAR

 

La forma más económica de llegar a Peterhof es combinando el metro y el autobús. En este caso, debes usar la línea 1 de metro (color rojo) y bajarte en la parada llamada Avtovo. Una vez aquí simplemente tienes que cruzar la calle y subirte en el autobús K-300 (precio 40 rublos: 0,50 € – agosto 2018) que te dejará en la misma puerta de Peterhof.

Desde los propios jardines es posible regresar a San Petersburgo en Hydrofoil. Y es que justo al final del paseo principal de Peterhof, adornado con las fuentes de oro, hay un embarcadero desde el que salen con bastante frecuencia estos barcos lanzadera. En unos 30 minutos te dejan en el río Neva, a poca distancia del Hermitage. Son muy rápidos y cómodos.

Nosotros elegimos esta opción para regresar desde Peterhof de nuevo a la ciudad, ya que teníamos más visitas ese día.

El precio del billete de Hydrofoil es 850 rublos (10 € – agosto 2018 ) y la frecuencia con la que salen los barcos es muy grande. De hecho, nosotros vimos que en media hora salieron como 3 barcos. Nos gustó mucho la experiencia.

PRECIOS Y HORARIOS

Hay dos tipos de entradas disponibles. La que da acceso al Palacio que nosotros no pudimos visitar por estar cerrado en ese momento, y la de los Jardines inferiores. En nuestro caso, sólo pudimos acceder al Jardín superior, que es gratuito siempre, y a los Jardines inferiores. El precio de la entrada fueron 900 rublos (11 € – agosto 2018) por persona (sin incluir el palacio) y la verdad es que nos gustó bastante pasear por todo el recinto. Es todo enorme, muy ostentoso pero muy bonito también.

Entrada Jardín superior Peterhof: gratuito

Entrada Jardín inferior Peterhof: 900 rublos (11 € – agosto 2018)

El Palacio cierra todos los lunes y el último martes de cada mes por limpieza. Este fue nuestro caso y por eso no lo pudimos visitar.

El horario del Palacio es de 12 a 14 h, aquí es cuando más fila te puedes encontrar y de 16:15 a 17:45 h. Y los Jardines inferiores están abiertos de 9 a 20:00 (hasta las 21:00 h en verano).

Aquí tienes la web oficial de Peterhof para que puedas anticiparte comprando la entrada online.

Jardines inferiores Palacio Peterhof

Tras regresar a San Petersburgo y teniendo en cuenta que el hydrofoil nos había dejado muy cerca del Hermitage, decidimos ir a ver el Jardín de Verano.

 

JARDÍN DE VERANO

 

Es el parque más antiguo de la ciudad. Se construyó a principios del siglo XVIII en estilo barroco holandés de tal manera que su estructura es simétrica.

Es gratuito y está abierto de 10 a 22 h. A nosotros nos gustó recorrerlo, ya que está muy cuidado, es bastante grande y muy agradable.

 

CATEDRAL SMOLNY

 

La Catedral de Smolny es la más alejada del centro de San Petersburgo. La mejor manera de llegar hasta ella es usar la línea 1 de metro (línea roja).  Debes bajarte en la estación de Chernyshevskaya. Tras caminar más o menos 1 km la recompensa te va a encantar.

Diseñada por el famoso arquitecto Bartolomeo Francesco Rastrelli es un perfecto ejemplo de barroco ruso.

Fue la zarina Isabel Petrovna, hija de Pedro el Grande quien mandó construir el monasterio Smolny donde pensaba pasar los últimos años de su vida. Por eso se edificó como si fuera una especie de palacio. Los deseos de Isabel fueron que la iglesia imitase a la catedral de la Asunción situada en el Kremlin de Moscú.

Su construcción comenzó en el año 1740 y en realidad no se trata únicamente de una catedral, sino que es un complejo formado además por un convento. Nosotros tuvimos la suerte de poderlo visitar casi en solitario. Entramos en la catedral y en ese momento estaban dando una misa, así que no quisimos molestar y nos salimos pronto.

Lo que puedes hacer también es subir al campanario de la catedral. Por 100 rublos (1,2 € – agosto 2018) tendrás unas vistas preciosas de la ciudad. Y tras salir de Smolny nos dirigimos al Monasterio Alexander Nevsky.

Catedral Smolny

MONASTERIO ALEXANDER NEVSKY

 

Debo confesar que no estaba entre nuestras prioridades visitar este monasterio, pero como habíamos visto ya todo los que queríamos nos acercamos a verlo.

Está situado al final de la Avenida Nevsky Prospekt y la parada más cercana (de hecho el metro te deja casi en la puerta) es Ploshchad Aleksandra Nevskogo. Es la línea 4 de metro (color naranja).

La entrada al recinto donde se encuentra el Monasterio es gratuita. Atravesarás en primer lugar un gran arco y entrarás en el complejo. Lo primero que vas a ver son dos iglesias, la iglesia de la Anunciación y la de la Trinidad. Junto a estas dos iglesias hay una necrópolis bastante antigua, donde están enterrados varios parientes de Pedro I.

Dejando el monasterio a tus espaldas tras cruzar un puente llegarás a otros dos cementerios muy especiales. Están en frente uno del otro.

Son el Cementerio Lazarev (que estaba cerrado cuando nosotros llegamos) y el Cementerio Tikhvin, que es el que visitamos. La entrada nos costó 250 rublos  (3 € – agosto 2018).

El interés de este lugar reside en que se encuentran enterrados varios artistas (escritores, pintores, músicos…etc) rusos que llegaron a ser importantes personalidades del mundo de las artes. Entre otras, encontrarás la tumbas de Tchaikovsky, conocido compositor.

Entrada Monasterio Alexander Nevsky

Y todo esto ha dado de sí nuestro paso por este preciosa ciudad. La verdad es que yo sabía que San Petersburgo me iba a gustar, pero jamás imaginé que tanto. Y es que es una ciudad que combina a la perfección su aire europeo con ese toque soviético que la caracteriza y a mi este tipo de mezclas no me puede llamar más la atención.

 

 

Espero que esta guía para visitar San Petersburgo te ayude a preparar tu viaje a esta bonita ciudad!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12 thoughts on “GUÍA PARA VISITAR SAN PETERSBURGO

    1. Elena ….qué bien que os haya gustado…Espero que os sirva de ayuda!!!! Estoy segura de que os va a encantar Rusia porque es una maravilla de país.!!!!

    1. Muchísimas gracias Gisela!! Qué bien que te sirva de ayuda!Cualquier duda aquí estoy!!! ;)))))

    1. Sin duda San Petersburgo es una ciudad increíble en todos los sentidos. Merece muchísimo la pena visitarla…es grandiosa!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *